UGANDA. Caminando entre gorilas en Bwindi

Las montañas de Uganda son la meta de los amantes de la fauna, que acuden en masa a este remoto lugar sólo por un motivo: los gorilas. Sus bosques albergan unos 400 de ellos, casi la mitad de la población mundial. Junto con Ruanda y la República Democrática del Congo, Uganda es el único país en el mundo donde se pueden ver estos bellos y misteriosos primates.

Concretamente en Uganda, el mejor lugar para visitar a los gorilas es el Parque Nacional “Impenetrable National Park”, en el sur del país. El permiso para vivir esta increíble experiencia cuesta $600 por persona, cantidad que bien merece ser pagada por los viajeros porque saben que buena parte de esos recursos es invertido en la conservación de las especies, además de la sensación de tener una vivencia totalmente única y experiencial.

impenetrable national park uganda

Hace tiempo se creía que la guerra, la destrucción de su hábitat y las enfermedades podrían extinguirlos. Pero lejos de ello, la población de gorilas ha crecido en las últimas 3 décadas, gracias a los esfuerzos por su conservación mediante buenas prácticas de turismo sostenible. Aunque ellos no son los únicos beneficiados, ya que los ingresos procedentes del turismo impulsan el desarrollo y la economía de las localidades que rodean el parque. De hecho, el turismo de los gorilas mueve alrededor de los 5 millones de euros al año, algo que supone una valiosísima fuente de ingresos para países como Uganda.  En este sentido, además de los ingresos por alojamiento y la venta de souvenirs, las comunidades reciben el 20% de las entradas y $5 por cada permiso vendido.

gorilas uganda

La experiencia de caminar entre gorilas suele hacerse a pie. El trekking es a veces bastante intransitable y se realiza en la compañía de guías experimentados, a través de extensos bosques de bambú y densa vegetación que los guías tienen que ir cortando a golpe de machete para abrir el paso hacia las familias de gorilas.

UGANDA GORILAS

Pero sin duda, la travesía merece la pena. Y es que no hay palabras para describir las emociones que los gorilas te transmiten cuando puedes apreciar con claridad su mirada tan humana, sus ojos minúsculos incrustados en un cuerpo descomunal, consciente de que no existen barrotes que nos distancien. Algo muy diferente a los ojos de los bebés, iguales a los peluches que todos hemos disfrutado alguna vez en nuestra infancia, enormes, redondos y donde se puede ver la luz reflejada en ellos.

Al estar acostumbrados ya a la presencia humana, ignoran a los visitantes, dedicándoles tan sólo alguna que otra mirada furtiva, aunque excepcionalmente los bebés pueden llegar a acercarse, intentando jugar y, si eres afortunado, pueden llegar a tocar a algún humano, para alejarse de nuevo rápidamente junto a su madre.

Uganda baby gorilla

Dicen que ver a los gorilas en su hábitat natural es una de las grandes experiencias en el planeta Tierra, y que se trata de uno de los 3 grandes encuentros con animales en este continente. Los otros dos son los Big Five (León, rinoceronte, hipopótamo, búfalo y cocodrilo) y el tiburón blanco en Sudáfrica. Sin duda, desde Destinos Experienciales os animamos a sacar vuestro lado más salvaje y natural al lado de los gorilas en Uganda, descubriendo la otra cara de la evolución de nuestra especie.

Si quieres un alojamiento único en este paraiso, nuestra recomentación es THE GORILLA RESORT

The Gorilla resort

De todos modos en esta enlace tienes una selección de Resorts dentro del parque nacional a tu disposición para vivir esta experiencia única.