SAN FERMÍN. Experiencia y Tradición

Cada año el 7 de julio comienza uno de los eventos más importantes de España: las fiestas de San Fermín. Durante 8 días, todas las mañanas tiene lugar uno de sus momentos más significativos. Hablo de los encierros de Pamplona, una experiencia cargada de adrenalina que hacen de esta fiesta una de las más peligrosas del mundo. Pero no todo el mundo puede tener el privilegio de correr un encierro, a pesar de que surja algún que otro espontáneo. Todo está perfectamente organizado a pesar del aparente caos, y se requiere cierta experiencia para enfrentarse a la tensión de correr delante de un toro.

Monumento al Encierro en Pamplona

Los corredores, que pueden legar a los 2000 procedentes de toda España y parte del extranjero, son algo más que aficionados. No reciben beneficio alguno, siendo el sentimiento y la devoción lo único que les mueve. Las calles de Pamplona se llenan de emoción para ver a los corredores, quienes por unos minutos se convierten en auténticos héroes a la cabeza de una estampida de toros de una media de 600 Kg y cuernos mortales.

Desde la Cuesta de Santo Domingo hasta la Plaza de Toros de Pamplona, en estos 848 metros se observa cada año un derroche de valentía donde los jóvenes que se juegan la vida lo hacen con el único propósito de ser capaces de superar el miedo. A esto se añade el espíritu de solidaridad, intentando por encima de todo no cometer ningún error que pueda hacer daño al compañero. Porque al fin y al cabo estos corredores forman un equipo, movidos por un mismo sentimiento. Comparten en silencio esa sensación de miedo desde el momento del cántico a San Fermín hasta justo antes de que estalle el cohete que da comienzo al encierro. A partir de este momento la mente se queda en blanco, y sólo se piensa en correr. Así, sólo alguien que corre en San Fermín entiende lo que es vivir y experimentar esta fiesta de la forma más auténtica.

Encierro Estafeta

Imagen de encierro en La Estafeta

Y desde luego, para el resto supone un privilegio ver el espectáculo, y sumergirse en ese mar de emociones mientras disfrutas de una de las tradiciones más importantes de España, ya no sólo por su significado sino por la repercusión turística que tiene a nivel mundial. Se puede ver desde el vallado, alquilando un balcón cuyo precio oscila entre los 60 y 70 euros por día, o directamente desde la Plaza de Toros de Pamplona, viendo llegar a los primeros corredores.

De hecho, cabe destacar la película estrenada recientemente sobre las fiestas de San Fermín, titulada “El Encierro” y en formato 3D.

 

Con esto me gustaría mostrar que el Turismo Experiencial no sólo es innovación y creatividad. No está reñido con la tradición sino que forma parte de ella. La diferencia está en experimentarla desde otros puntos de vista. Así pues, esta Fiesta es toda una tradición, un sentimiento teñido de blanco y rojo concentrado en apenas unos minutos, que hacen de los encierros de San Fermín uno de los mejores ejemplos españoles de Turismo Experiencial.